miércoles, 18 de noviembre de 2009

Tras los pasos de E.

Para Neto, en su día...



Existe un escritor llamado E.
¿Existe?.

Las investigaciones literarias de más alto nivel arrojan resultados inciertos una y otras vez ante las misma cuestiones.

¿Quién es E.?
¿A que movimiento literario pertenece?
¿Cuáles son sus intenciones?

Existen una infinidad de textos de este autor repartidos en antologías provinciales y nacionales. Sus dotes se despliegan en varios portales webs desde donde sus creaciones se ramifican en giros interminables y maravillosos.
Los días se suceden cotidiana y absurdamente; pero sus lectores saben que el destello que los sorprenderá y los arrojará lejos del letargo rutinario de sus vidas está a la vuelta de la esquina. Sus lectores saben (y sabemos) que el misterio y la aventura se esconden entre los días de espera para las actualizaciones de sus blogs o participaciones literarias en revistas, magazines u antología que ande circulando por el mundo.

Ciertos grupos reaccionarios postulan su teoría sobre el misterioso E. Algunos sostienen que realmente este autor no existe como forma física.
Simplemente se cree que es un personaje creado por un grupo de autores de la provincia argentina de Santa Fe como reacción combativa y revolucionaria ante la producción literaria de Buenos Aires.

Otros grupos postulan que el verdadero E. es un conjunto de escritores extranjeros pertenecientes a la Real Academia Española que utilizando las posibilidades de internet logran desplegar sus sueños y frustraciones en relatos breves o extensas historias que funcionan de una manera perfecta dejando sin aliento y cuestionándose cada fragmento del día a quién se atreva a leer los mismos.

Existe un escritor llamado E.
Puedo afirmarlo. Existe y tiene una forma física, corpórea. Tiene un tacto y un sentido único para maravillarnos cada vez que se apodera de las palabras y juega con ellas.

Posee un sentido único que algunos suelen considerarlo de otro planeta. Pero están equivocados.
No es magia ni audacia; no es un poder extraterrestre. Es simplemente la pulsión misma de la creación la que corre por sus venas y E. no permite que se le escape en ningún momento.

Lo que hace de E. un escritor admirable es su habilidad para saber encontrar el corazón de cada elemento de la naturaleza y plasmarlo de una forma superior a la que otros escritores lo han hecho.
Hablo de superioridad humana; algo tan escaso en estos días que nos rodean y persiguen.

Existe un escritor llamado E.
Mis afirmaciones son ciertas.
Llevo años investigándolo, tras su pista; casi codo a codo.
No es fácil de encontrar y sabe muy bien como ocultarse de las masas que claman por sus declaraciones. Pero puedo decir que tengo la pista que todos querrían tener.

Existe un escritor llamado E. Si quieren comprobarlo basta con visitar Netomancia o este mismo blog.

12 comentarios:

Felipe R. Avila dijo...

Ciertamente, supe de un grupo temerario que apostara su vida en una loca persecusión hacia Sudamérica, hace años ya, para desentrañar el enigma "E". Nadie ha vuelto a verlos...Incluso se rumoreaba que -tal cual usted dice,D80- el escritor E sería en realidad la suma de varios escritores.Apuesto a eso: no puede existir en una sola persona tanta capacidad e imaginación.

Netomancia dijo...

Diego querido, no me esperaba este hermoso regalo, realmente me dejaste sin palabras y lagrimeando. Muchísimas gracias, sabés que te quiero como un hermano y por suerte más allá de la distancia nos sabemos cerca, como en los viejos tiempos.
Todos los días me acuerdo de vos y Meli, gracias a Jack y Sally abrazados sobre mi mesa de luz. Y encontrarme, en el día de mi cumpleaños con tremendo texto, que querés que te diga. Es más de lo que uno puede pedir.
Gracias, de corazón. Te mando un abrazo gigante!

Melina dijo...

MUY FELIZ CUMPLEAÑOS QUERIDO ERNEST!!! También me emocionó mucho el regalo de Diego.. y es verdad.. siempre sos vos el que nos está regalando magia con tus letras todos los días.

Un abrazo fuertísimo! Y que disfrutes junto a tu familia de este gran día!

SIL dijo...

Sin más palabras...

Te quiero mucho, nene !!!


DIEGO: impecable texto.


Un beso a los dos.

Con tinta violeta dijo...

Vaya, vaya. Hoy me entero de que E, existe, que se llama Ernest y que es mi admirado NETO.
Yo soy de España, pero no pienso sacar a la Real Academia de ningún entuerto en los que se hayan metido ellos solitos. Si alguien no sabe apreciar lo bueno, lo imaginativo etc...ese es su problema.
Muchas felicidades Neto en tu día.
Muy bien D80, tus palabras son un justo homenaje. Felicidades tambien.
Besos.
Paloma

Lisandro dijo...

Que decir... es una gran dedicatoria para un Grnade... EL MÁS GRANDE DE LA LITERATURA FICCION!!!!!.... Abrazo a ambos!!!

Netomancia dijo...

Meli, muchas gracias!!! Se los extraña a los dos, están muy lejoooos!!!
Doña Sil, gracias una vez más!
Doña Tinta, esta gente exagera, no le haga caso. Muchas gracias!!!
Lisandro, gracias por el saludo!

mariarosa dijo...

¡Muy bueno!

Totalmente de acuerdo con el cuento y el autor es un genio que sabe transmitir sensacines y conocimientos en especial de Neto.
Merecido texto.

Un saludo.

mariarosa

Carla dijo...

Te pasaste! Me encanto este post dedicado a Neto!
Feliz Cumple Ernesto!

el oso dijo...

EL retardado de siempre llega para cuando los ecos de los aplausos ya llenan el mundo blogueril literario. No me calienta. Me calienta homenajear con un abrazo enorme al Neto porque es un MAESTRO con todas las letras, porque genera una literatura maravillosa que -confieso aquí que somos pocos- me ha hecho amar este género, me ha entusiasmado a animarme a escribir y mostrar mis toscuras literaria y me ha enorgullecido de contarlo entre los seres entrañables que la vida se ha ocupado en cruzarnos.
Me calienta contar a lo lejos con Dieguito, con Meli, con el gran Vermis, con todos esos pedazos de corazon diseminados por el mundo.
Puta, no puedo escribir más.

Sergio Alvarez dijo...

No sabía de tu cumple Don Neto, hermoso Homenaje de D para E, realmente merecido.
Un abrazo un tanto desfasado, felicidades.

Netomancia dijo...

Muchas gracias por los saludos. Nunca es tarde para saludar y menos un cumpleaños (con esa excusa uno se salva de tantos olvidos!)