lunes, 19 de abril de 2010

La lectura

Le gustaba sentarse en la mesa más grande de la sala de lectura de la biblioteca porque era la que más luz natural recibía desde el exterior, gracias a estar ubicada delante del ventanal que ocupaba la pared central.
Nunca había muchas personas en el horario de la siesta. Prefería la tranquilidad, la calma para asegurarse una lectura amena antes de regresar a su trabajo en un comercio de venta de artículos del hogar, dos calles más adelante.
Algunos volvían a sus hogares en el intermedio de cuatro horas que tenían entre la salida al mediodía y el regreso por la tarde, pero prefería pasar ese tiempo con los libros. Claro que tampoco nadie lo esperaba en su casa.
Estaba pasando la página cuarenta del clásico "Otra vuelta de tuerca" cuando una voz a su derecha le preguntó:
- ¿Le gusta Henry James?
Vio interrumpida en forma abrupta la lectura. Justamente por eso prefería la tranquilidad de esas horas, porque nadie molestaba. Sentía que si alguien lo distraía de una historia, volver a la misma se tornaba una misión difícil. Porque cuando leía, se instalaba entre los protagonistas. Y si bien era al menos la décima lectura que hacía del texto de James, sentía aún los mismos escalofríos que la primera vez.
Apartando casi con bronca los ojos de las hojas impresas, volteó su cabeza hacia la voz para contestar. Estuvo a punto de hacerlo, pero un detalle lo detuvo. Allí no había nadie.
Quiso volver a meterse en el libro. Pero ya no pudo. Empezó a temer que aquello que habitaba aquella vieja casona de antaño en el relato que tenía en sus manos pudiera jugarle una mala pasada.
Devolvió el libro y salió hacia el trabajo, sin dejar de observar en todo momento por encima de sus hombros, como temiendo en cualquier momento escuchar nuevamente la voz.

8 comentarios:

SIL dijo...

COMENTARIO CON TRAMPA:
______________________

GLUP!


Existirán o no los fantasmas ??
Habitan el mundo real o sólo dentro de nuestra mente ??

Si le damos otra vuelta de tuerca a "Otra vuelta de tuerca", quizás siiiiiiiiiiiii...???

Quién habló con el lector de tu cuento??
El ánima del propio James ???
O de la intimidante protagonista del libro ????

GLUP !!

La wiki me salvó y tu relato es TEMÁTICO Y GENIAL.

He dicho.

Te mando un beso (sin trampas), Netuzz.


SIL

AntWaters dijo...

Hummmm, supongo que en el medio a los fantasmas está implícito el temor a estar perdiendo las tejas jajaja, como le pasa a la prota del relato.

Yo prefiero pasar miedo con psicópatas y asesinos, pero los espíritus y demás, ays, casi que no, qué necesidad de que te siembren de bichos las sombras

besos

d80 dijo...

jaja impecable Netusss!!! Que homenaje a la magia de James,a la grandeza de la lectura, a las bibliotecas que nos ceden sus silencios eternos en sus salas...
Me encantó!!!

Netomancia dijo...

Doña Sil, si, es un cuentito casi homenaje como dice Dieguito. El relato de Henry, "Otra vuelta..." es considerado el primer relato de fantasmas moderno. Es precioso, porque justamente nos sitúa en un mundo real donde lo fantasmagórico solo se aprecia con el rabillo del ojo, lo que hace más fuerte el relato. Saludos y gracias!

AntWaters, es que uno se fanatiza tantos con los temas que después cree estar rodeado de ellos, ja. Sin dudas, perder la cabeza puede ser un síntoma de haber visto o escuchado fantasmas. Gracias por pasar, saludos!

Dieguito, mil gracias, tejés en tu comentario el tridente del texto: James, las bibliotecas y las lecturas. Quién no ha disfrutado del silencio como compañero inseparable de una buena lectura con un gran libro en la mano. El de James me costó dos pesos en el Todo $2 de Bolivar y 14 y siempre sentí que no sabían lo que estaban vendiendo: no tiene precio. Un abrazo!

Felipe R. Avila dijo...

Gracias amigo, no conocia ese relato.Es imperdonable, pero es así.
Me instruiste.
Y es cierto eso de tu comentario: muchas veces se venden cosas a dos pesos que valen más.
Mejor!
Con respecto a voces que se escuchan...¡que miedito,eh!
Es como cuando entrás a un lugar conocido y ves cosas fuera de lugar...y sólo vos tenías la llave...

trejos-comics dijo...

... podria haber sido el susurro del viento... que con una imaginacion rica puede convertirse en uno de nuestros fantasmas... :)

Saludos desde las tierras esmeralda! :)
http://www.trejoscomics.blogspot.com/

Con tinta violeta dijo...

Henry James? Por supuesto, tratándose del amigo Neto, tenía que salir en algún relato...
Lo que creo es que este ratón de biblioteca tenía una "señorita Jessel" particular y que con un oscuro sentido del humor fué a reventarle el único rato de relax que tenía ese día...¿o tal vez no?
ja,ja.
Buenísima la idea y estupendo el desarrollo del cuento.
Besos.

el oso dijo...

El amigo James tiene en claro que que el Neto es un avezado escritor de historias aterradoras. O quizás sea al revés. En todo caso, como dijera King, el terror apareciendo muy normalito en lo cotidiano es lo que nos aterra.
Abrazo, Neto, y excelente una vez más.