jueves, 9 de junio de 2011

La copa encantada

El catador llegó a la última copa. El concurso estaba muy luchado. La bebió saboreando como se debe, apreciando la textura, el gusto, el color. Se sintió raro y se desmayó. Despertó en brazos de una bruja, que invitándolo a un trago en un fino cristal, le indicó que ahora era suyo.

5 comentarios:

gustavo dijo...

Es lo que pasa con las pociones mágicas uno nunca sabe cuando va a beberlas. ¡y a mi que me gusta el vino! ja ja ja. Abrazo

Con tinta violeta dijo...

Bueno...a mi se me ocurre preguntar ¿y como era la bruja? Parece que al menos le gusta beber en cristal fino...lo que dice de sus gusto refinado, ja!
Buen corto Neto! Que sorpresas reserva la vida!
Besos!

SIL dijo...

Apoyo la moción de Paloma de que la bruja quizás valía la pena, el susto, el desmayo, y etc.

Un abrazo inmenso, Netuzz

SIL

LA NOVIA dijo...

En eso somos todas medio brujas!!!!

Estoyde acuerdo con las chicas, a veces la bruja no es una mala opción, no????

Besote

Netomancia dijo...

Bueno, aquí Gustavo ha sido cauteloso, en cambio las mujeres del blog están seguras que la bruja realmente vale la pena.
Que decisión compleja. En fin, que alguien me alcance esa copita.

Gracias a todos!!! Me gustaron todos los comentarios!!!