lunes, 26 de julio de 2010

Apocalipsis de un Déjà vu

Del futuro no queda más que una simple esperanza. El hechizo del tiempo llegó a su fin con aquella bengala gigante que tras cruzar los cielos, penetró en el alma del planeta, destruyendo sus mares, sus tierras, sus habitantes.
Una estela de fuego cubrió el aire que se tornó irrespirable. Los seres agobiados corrieron en torno de la muerte, agitados, asustados, entregados al horror. Cambiaron los vientos, se nublaron las estrellas. Del sol no hubo más respuestas. De la luna solo el recuerdo. La noche se hizo día.
Tras el calor, llegó el frío. Si quedaban esperanzas, murieron con las primeras heladas. Si había vida, pereció en aquel nuevo ocaso.
El tiempo vuelve a contar desde cero. Lentamente. Como en un nuevo nacimiento. El futuro es solo una palabra que no tiene quién la pronuncie.
La brisa se lleva el polvo de lo que fue por encima de esas aguas negras que alguna vez se llamaron mar y se pierden lejos, en el olvido de la existencia, en la incertidumbre de un horizonte nuevo, repleto de dudas e incertidumbre.
Una melodía que nadie escucha resuena en todas las direcciones. Es el sonido de la nada, haciéndose eco de la soledad. El mundo vuelve a comenzar, como señal de un pasado que ha terminado.
La escena es cíclica, eterna. Tan compleja que nuestra minúscula existencia, ayer, hoy o mañana, es insignificante ante tremenda realidad. Y a pesar de ello, aún guardamos aunque sea una simple esperanza del futuro.

5 comentarios:

Con tinta violeta dijo...

Wow! Espeluznante descripción de un final caótico. Es cierto que uno antes esto se siente insignificante. Uf, esperemos que mas bien la historia sea lineal y tenga final.
Muy bien relatado y con el toque de esperanza da un respiro...
Abrazos!!!

d80 dijo...

El futuro es solo una palabra que no tiene quién la pronuncie... después de semejante frase que puedo decir...
Como auqella bengala perdida q cantaba Spinetta esta vino a terminar con aquello que llamamos vida, aunque los susurros en el espacio indican que hay un nuevo ciclo adelante, quizás más alejados en el universo, más fríos, no lo sabemos, espero que sea de la forma que sea, estas nuevas vidas hagan mejor las cosas que nosotros...
Tremendo texto Netito querido!

SIL dijo...

El mundo vuelve a comenzar, como señal de un pasado que ha terminado.
Del futuro no queda más que una simple esperanza.
Y a pesar de ello...
Siempre queda algo.
Y a pesar de ello...
Es un relato circular.

El título es magnífico.
La escena es cíclica.

Great, Netituzz.

ABRAZO INMENSO.

SIL

Netomancia dijo...

Doña Tinta, la historia pretende justamente ser lineal pero sin determinar en que momento está situada. Puede ser en el futuro, pero también parte del pasado. Por eso mismo, esa línea puede volver a comenzar y transformarse, como dice Sil, en un relato circular. Saludos y gracias!

Dieguito, muchas gracias! A mi también me gustó esa frase, tiene textura de catástrofe. Sería lo ideal que una nueva forma de vida supere a la anterior. Al menos en consciencia. Un abrazo!

Doña Sil, si, la idea es esa, un volver a empezar continuo, que a su vez, bien podemos graficar linealmente. Claro que en esa línea ignoraríamos muchas cosas y no sabríamos donde situarnos. Saludos y muchas gracias!

el oso dijo...

El futuro es solo una palabra que no tiene quién la pronuncie. Una colección de imágenes descriptas al más alto estilo Neto. Con las palabras justas -a mi escaso juicio, Neto- para producir lo que me produce.
Buenísimo.
Abrazo