jueves, 27 de noviembre de 2008

En la nieve

Apoyá tu cuerpo sobre la nieve de medianoche,
sentí el frío del invierno en tu pelo
Aquí, en un mundo propio
llegan a deleitarse desde lejanos paisajes
Y vienen a jugar sus juegos mágicos
esculpiendo sus nombres y hazañas
y lo hacen (sin saberlo aún) sobre tu
cuerpo congelado y observas el dolor con sorpresa.
En el piso, han hecho bolas de nieve
mírenlos rodar! con ojos locos mirando el cielo.
Caras sonrientes temen tu cuerpo en
el piso, y se cubren de un rojo que
sólo nosotros podemos ver
tus ojos observan como un soñador,
observan el dolor con sorpresa...
mientras tapa tus gritos,
Ellos nunca nunca sabrán.

4 comentarios:

el oso dijo...

Observan el dolor con sorpresa... como corresponde.

Muy lindo Osval, ¡a ver si se juega un poco más seguido, che!

Netomancia dijo...

De a poco don Oso se nos va soltando la última incorporación. Buena Osval, pensé que arrancaba de amorío la cuestión y ahora estamos buscando al asesino.

melina dijo...

Osval! que bueno!
yo también pensé como ernest jaja
lo que más me gusta de la poesía son las vueltas de cambio.

abrazo!!!

Sandra Pasquini dijo...

y sí ... como "debe" ser, nada nunca es lo que parece en la poesía, o sí ...según el ojo que la mira.
Muy bello texto
Saludos