jueves, 24 de septiembre de 2009

Lo no escrito

Roberto era un escritor arriesgado.

Desde el primer día que decidió dedicarse al mundo literario comprendió que su labor sería única.

Había decidido enfrentarse al misterio de la página en blanco. Al momento máximo de la confrontación entre el ser humano y la divinidad; entre el baile de musas seductoras y el cenicero ahogándose en un rincón de la mesa.

Roberto cruzaría la frontera. Él se encargaría de mostrarle al mundo la faceta oculta de la escritura. Lo no escrito.

La extraña mezcla del no saber decir con el no tener nada que decir.

Efectivamente Roberto sabía que se encaminaba hacia un abismo duro de digerir; hacia una marcha silenciosa con destino al negro horizonte.

Así fue como Roberto se sentó aquella mañana del 4 de Diciembre de 1994 frente a su cuaderno de notas y decidió hallar la clave de lo no escrito.


El vecindario alarmado luego de 4 años de ausencia decidió comunicarse con el cuerpo de policía nacional (que luego de cuatro rigurosas semanas de trámites y verificaciones) derrumbó de una patada la puerta del domicilio de Roberto.


Las crónicas del día afirmaban que un joven escritor había sido hallado muerto a causas de una severa inanición en su domicilio particular. Entre las pertenencias del fallecido se encontraron algunas fotonovelas francesas y la obra en la que se encontraba trabajando cuando la muerte decidió hallarlo.


Pasados unos meses la editorial que guardaba los derechos de autoría de Roberto editó un voluminoso libro que contaba con 1245 páginas en blanco en formato Din A4 y en su portada, grabado en oro, se podía leer "Lo No Escrito".

18 comentarios:

melina dijo...

wow sencillamente fantástico!
casi paradójica me parece la idea de que, al final, todos sabemos leer lo no escrito.

un besooo!

mariarosa dijo...

Al menos logro su cometido, logro editar;
Lo no escrito.
Original.

mariarosa

Netomancia dijo...

Roberto era un vago de novela jajaja.
Diego, espectacular el relato. Me encantó. Super bien narrado, atrapante y con un personaje fantástico.
Un abrazo!

Kreski dijo...

Dsde que llegué aquí , me maravilló el INGENIO, la imaginación y el buen gusto por una literatura que tiene mucho de CRECIMIENTO PERSONAL.Gracias por compartirlo....es sencillamente especial

d80 dijo...

muchas gracias por sus comentarios, siempre es un placer leer sus opiniones y seguir creando historias por acá!
saludos a todos!
Neto tenés razón Roberto era un vago de novela y nunca mejor dicho jaja!

Felipe R. Avila dijo...

Escúcheme, Diego,este Roberto
¿no sería otra encarnación del personaje de Jack Nicholson
en "El Resplandor"??
Excelente relato.
Me gusta como escribís,che.
F.

Lisandro dijo...

Muy bueno el cuento, lastima que el no pudo estar en presencia del "no escrito" publicado... un abrazo!

gustavo dijo...

No debe existir nada más apasionante que lo no escrito. Es la suma de los talentos que nos faltan a los que intentamos escribir. Muy bueno. Con buen marketing seguro se vende por millones. Abrazo.

Netomancia dijo...

Felipe, podría ser primo lejano, al menos el otro rescribía redrum redrum redrum redrum redrum redrum redrum redrum redrum redrum redrum redrum redrum redrum redrum redrum redrum redrum redrum redrum redrum redrum redrum redrum redrum redrum redrum redrum redrum redrum redrum redrum redrum redrum redrum

d80 dijo...

jejeje muy buena acotación Felipe, quizás sin darme cuenta este Roberto estaba iluminado por el personaje de Polanski jejeje!
Gracias Gustavo y Lis por las buenas compañias literarias!
Saludos!
Neto ejem, ejem, escucha lo que te digo por lo bajo..... redrum....redrum....
:)

Luís dijo...

Me hubiese gustado dejar un comentario "no escrito", pero bueno al final cambié de opinión y preferí comentar como siempre.
Un place leer esta historia.
Saludos

Netomancia dijo...

Diego, la peli la hizo Stanley Kubrick, no Polansky. Pero el personaje nació de la mente única de Stephen King.
Y Jack Nicholson le dio vida como nadie, de eso no hay dudas.

d80 dijo...

jojoj Neto como estoy, tenés razón esa obra genial es de Kubrick, anda a saber en que estaba pensando cuando escribí eso que estaba en el laburo y me salió Polansky jajaja, medio chapita ando ultimamente jejeje!

Felipe R. Avila dijo...

Bueno, a mi Polansky (varias peliculas suyas) me gustaron como la danza de los vampiros...
LO gracioso de el resplandor no lo hizo S.King ni Kubrick sino el traductor
porque donde se lee "Redrum" (Murder)
el tipo traduce:
"no por mucho madrugar se amanece mas temprano" (¡!), al menos en la copia
de Gativideo de los ochenta que tengo yo...uh...huele rancia,ya...

Netomancia dijo...

Jaja, qué buen dato Felipe. Mirá que poner una frase para traducir una palabra escrita al revés. ¿El traductor no habrá cazado la idea?
Che, Gativideo todavía existe?

Oedivitag Oedivitag Oedivitag Oedivitag Oedivitag Oedivitag Oedivitag Oedivitag Oedivitag Oedivitag Oedivitag Oedivitag Oedivitag Oedivitag Oedivitag

SIL dijo...

Diego, tu post me cala hondo.
Lo NO ESCRITO puede impactar más que trescientos millones de carillas con palabras.

Es inentendible mi comentario, ya sé.
Pero no me lo borren por favor...
O SI...
QUIZÁS TENGA MÁS VALOR LO NO ESCRITO, EN ESTE CASO.

:)
Besos miles.

Carla dijo...

Que maravilloso texto Diego... me gusto muchisimo.
Me encantaría leer ese libro.

Iván dijo...

Excelente texto Diego. Me gusto mucho