martes, 18 de mayo de 2010

La mesa perfecta

Me imagino a veces sentado a una mesa, tan grande que en ella están todos aquellos seres que quiero.
Y en la mesa reina la alegría, los recuerdos, las anécdotas. Las risas van y vienen como mariposas, las voces parecen melodías y mi sonrisa lo cubre todo.
Allí veo a mis amigos de la infancia, como si no hubiesen crecido. Y también a los de la adolescencia que luego no volví a ver. Solo aquellos con los que mantuve contacto parecieran haber crecido.
Pero nadie repara en edades, todos charlan entre si como si se conociesen de toda la vida y sin embargo, se que el nexo en la mesa soy yo.
Aunque parezca mentira estoy sentado al lado de cada uno, como si eso fuese algo lógico y físicamente posible. Más extraño aún, hablo con todos a la vez y escucho cada cosa que me dicen.
Les pregunto de esto y aquello y les respondo todo sobre mi. La alegría nunca abandona nuestros rostros y algunos comentarios nos arrancan contagiosas carcajadas.
Y mientras soy consciente de esa mesa, de la presencia de todos los que quiero, de aquellos amigos que hice de grande, de los que hace rato no veo, de los que conozco sin haber conocido, me pregunto si realmente es posible. Sin respuesta alguna, me convenzo que si.
Me imagino a veces sentado a una mesa, con todos los seres que quiero. Es tan grande que ni siquiera el dolor más angustiante puede desterrar.
Y voy a ella cada vez que me siento mal, tan solo para saber que están, que siguen estando allí.

7 comentarios:

SIL dijo...

Te remueve el alma ésto, Netuzz...

Todos tenemos un ¨lugar¨ o ¨algo¨ que obra el milagro al que refiere la mesa de tu relato.

Abrazo, que llegue.


SIL

(vale doble comentar en horario de trabajo ??
:P)

d80 dijo...

precioso Neto, un remanso de tranquilidad para estos tiempos violentos, la amistad como verdadera y única fuente de esperanza (además de la literatura)
Un abrazo enorme!

La Tomata dijo...

Que lindo Neto!! Me hiso pensar como tantas veces uno no valora a esas personas de la mesa que siempre estan para uno...
Re lindo!!

Me encanta esta pagina de escritores de mi ciudad!! Es genial!!

Saludos!!

Con tinta violeta dijo...

Preciosa mezcla de lo utópico y la necesidad tangible de la amistad, de no sentirnos solos.
Felicidades Neto, comparto tu sueño.
¿No te parece que a veces la web hace las veces de esa mesa que acerca a gentes que están lejos y parece que las distancias se acortan?
Abrazos!!

Netomancia dijo...

Doña Sil, vale doble, claro que si jaja. Es lindo tener ese lugar, ese bálsamo secreto donde poder habitar en los momentos lúgubres. Saludos!

Dieguito, me gusta esa definición de la amistad, como punto de esperanza. Un abrazo!

Doña Daina Tomata, muchas gracias, desperdigados por todas partes, la ciudad tiene estos rincones secretos, gracias por valorarlo! Y si, es así, a veces uno valora poco a la gente sentada a la mesa. Saludos!

Doña Tinta, utópico y necesario, me gustan esos conceptos para esa mesa. La web es un punto de encuentro claro que si, lo de "virtual" o "no real" poco cabe en mis definiciones para este medio de comunicación. Es bien real, y si no, que le pregunten a mi mujer ja. Saludos!

el oso dijo...

Don Netox: si el famoso cielo no se parece a esa mesa perfecta debe ser un cuento.
Así que la más que un relato es una experiencia mística de la completa realización.
Ah, hágame un lugarcito, aunque sea de mozo...

Abrazo

Netomancia dijo...

Pero por favor, venga, siéntese más cerca, así se da cuenta que ya estaba aquí. Un abrazo Oso.