lunes, 25 de octubre de 2010

Alto

Soñaba con volar tan alto que ni siquiera las águilas pudieran alcanzarlo. De ese anhelo se asía con fuerza, casi con capricho. En su imagen despegaba del suelo y dejaba atrás la terrenal esclavitud, convirtiéndose en un ángel o mago cósmico, cual pájaro aventurero.
Sintió el golpe de una mano en su espalda. El entrenador le indicaba que era su turno. Se puso de pie y volvió a la realidad, entrando a la cancha.
Recibió un pase cerca de la línea de triples, dribleó a su marcador y pisando el área pintada saltó hacia el aro. Sus piernas lo elevaron del piso, sus brazos se impulsaron con soltura. Dejó caer con suavidad el balón naranja, hasta verlo penetrar el aro, pero su vuelo no se detuvo.
Siguió elevándose, cada vez más alto. Y sin pensarlo dos veces, escapó al cielo por la ventana abierta del gimnasio, para ya no volver.

6 comentarios:

d80 dijo...

precioso! no hay sueño más valioso que el que nunca se deja aun lado! ahí se queda el gimnasio y los compañeros, el cielo y las nubes nos esperan para nuestros vuelos más soñados!
genial Netuzzz!

SIL dijo...

Sencillamente exquisito.
La imagen del protagonista cobrando altura es sublime.
Volamos tan lejos como nos lo propongamos- en todos los deportes- y en la vida también ;)

GREAT, Netito

SIL

Con tinta violeta dijo...

Me gusta Neto: el juego con los dos planos (sueños, realidad//material, inmaterial)es muy sugerente. ¿Cuantas veces no hemos deseado salir volando por una ventana, tras un pájaro, una nube o un sueño...
Abrazos!!!

Netomancia dijo...

Dieguito, es cuestión de decidirse a despegar. Si lo sabrás vos que fuiste y volviste y te animaste de nuevo a ir. Te mando un abrazo!!!

Doña Sil, volamos hasta donde nos lo propongamos. El deporte aquí es la metáfora necesaria. Gracias! Saludos!

Doña Tinta, el soñar no cuesta nada, dicen. El hacerlo realidad, cuesta esfuerzo. Solo eso. Gracias! Saludos!

el oso dijo...

Los sueños tienen esa fuerza, sí señor.
Grande Neto!!!!

Netomancia dijo...

Gracias Osoooo!