miércoles, 11 de mayo de 2011

Micros por la identidad

Los siguientes son los tres micro relatos publicados en el sitio web "Cuentos y más" Juan José Panno y Mónica Pano, en la convocatoria por la "identidad nacional". El primero de ellos además salió en la edición impresa de Página 12 y Tiempo Argentino. El segundo, también fue publicado en Tiempo Argentino.

Nacer
Nací un 24 de marzo de 1976. Justo el día del último golpe en el país. No supe de la coincidencia, hasta ya adolescente. No comprendí lo que significaba, hasta ser adulto. Me cuesta saber sin embargo, que todavía haya gente que quiera olvidarlo. Cada año enciendo las velas sobre la torta y dejo que ardan, sin apagarlas. Es que veo en estas, las llamas de la memoria, crepitando en la brisa, luchando para no morir. Se apagan, claro está. Pero cada año, las enciendo otra vez, soñando con verlas vivas por siempre, para que el ayer no se vuelva a repetir. Cada año, al recordar, nazco de nuevo.

Marcas
- ¿Qué son las marcas en la pared? preguntó Luisito a su abuela, mientras mamá dormía una siesta. La anciana le sonrió y con su mano ajada por el tiempo le acarició el flequillo.
- Son los años desde que el abuelo no está – contestó solemne.
- ¿Y dónde está? - preguntó intrigado el niño.
- Se lo llevó gente muy mala hace años y nunca más volvió.
- ¿Cómo?... ¿Vos no pudiste decirles que no se lo llevaran?
- Nadie pudo, nadie. Pero ya no volverá a pasar, gracias a esto – le dijo al tiempo que le tocaba con un dedo la cabeza – La memoria.
Y Luisito sonrió, contento con poder lo que antes nadie pudo.

Omisión del ayer
Las noticias hablaban del ayer, de algo malo. Lo había escuchado en letras vestidas con melodías y alguna que otra revista, en la escuela. Pero no comprendía que tan importante era eso de la memoria. Al fin de cuentas, todo el mundo decía que lo que importaba era el futuro. ¿Para que preocuparse del pasado? Allá ellos se dijo y siguió mirando la tv.
Era un 23 de marzo del año 1976 y la historia estaba a punto de volver a repetirse. Mientras que en el país, los que podían, miraban la tv.

5 comentarios:

SIL dijo...

Te felicito, Netuzz.

TODO ESTÁ GUARDADO EN LA MEMORIA, como dice León.

Las historias tienden a repetirse peligrosamente...

ABRAZO INMENSO

SIL

artnueve dijo...

cómo me gustó Marcas!!
genialidades x 3 Netito!

Con tinta violeta dijo...

Coincido con Diego: me encantó Marcas. En cuanto a la memoria...no confío demasiado en que sirva para que algo no se vuelva a repetir. Aunque creo que se debe mantener vivo ese recuerdo y transmitir valores que hagan que no se reproduzcan los mismos odios y las mismas persecuciones, muertes, etc.
Probablemente todo se repite porque está en la condición del ser humano...
Fantásticos cuentos los tres, aunque tenga mis preferencias.
Besos!!!

HUMO dijo...

Se me eriza la piel. Besos!

=) HUMO

el oso dijo...

Hermosos y duros los microrrelatos. Son cosas que nos ponen en el relieve de la piel las marcas que llevamos por debajo.