martes, 7 de mayo de 2013

Alienación

Decidió, en un acto impulsivo, abandonar la sociedad. Se despojó de sus bienes materiales, incluso la casa, y con muy poco, se internó en el bosque. Regresó a los tres días. En el bosque no tenía donde cargar su smartphone.

5 comentarios:

Melisa dijo...

Ouch.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

No odiaba todo de la sociedad.
Ser impulsivo tiene sus desventajas.

SIL dijo...

Jajaja, nadie es perfecto.



Abrazo.



SIL

José A. García dijo...

Típico facebukero promedio...

Saludos

J.

el oso dijo...

Yo, por las dudas, ni me lo propongo...