jueves, 7 de mayo de 2009

La paz del mar

La letanía de las olas, el graznido de las gaviotas, la soledad de la playa.
El viento calmo, la armonía de las pocas nubes surcando el cielo. La paz.
La sensación de íntima relación con el mundo, la caricia suave de la arena, el roce justo de la brisa, la cálida quemazón del sol.
La infinita calma que precede a la tormenta... así de irónicos son los pensamientos de Joaquín, abandonado por su agresor a la orilla del mar, desangrándose bajo el astro rey, en el comienzo de un nuevo día de verano...

13 comentarios:

Alejandro Ramírez dijo...

Bien la descripción. Ya estaba imaginándome otra cosa si no es porque más o menos supongo cuáles son tus gustos...

Un abrazo.

Sil dijo...

Quisiera sentir todo eso mientras me esté muriendo...
Pensamientos irónicos me sobran...
Y amo el verano.
Y el frío me pone de este ánimo.
Y no encuentro la paz.

Me cabe perfecto este post.
Precioso.
BESOS con calma que preceden a las tormentas.

PatO! dijo...

Hermoso texto!

Martín dijo...

No se puede quejar!! Le tocó un hermoso lugar donde morir.. Buen relato! Saludos

Paula Daiana dijo...

Muy lindo texto, su descripción me permitió percibir esas sensaciones...
Pasaré seguido a visitar su blog!
Besos
Pau

el oso dijo...

Más de una vez me he sentido ese Joaquín, a la espera del paso a lo infinitamente incierto.

Bellísimo, Neto...

Abrazo

Netomancia dijo...

Alejandro, gracias por ser siempre uno de los primeros en comentar. Ya me estoy delatando con los gustos... voy a tener que vertir menos sangre!
Doña Sil, me imagino que le cabe, es re chiquito el post :) (gracias por sus palabras!)
Gracias PatO!
No me quejo Martín, el pobre hombre tampoco, para mi que no se avivó que estaba por ser fiambre...
Gracias por pasar Paula y te esperamos. No es "su" es "nuestro", somos cinco somos.
Ay gracias Oso! Jajaja, que bala fue eso. Perdone, me contagió su "bellísimo". Ud sabe, somos gente ruda.

Sil dijo...

jajajajajajaja !!!!
No era por lo chiquito, era por la connotación...
Quizá no me expresé correctamente.
De nada.

Netomancia dijo...

Ud se expresó a la perfección doña Sil, yo le tomé el pelo. Me la había dejado picando.

Sil dijo...

Me esmeraré para no dejársela picando en lo sucesivo, porque no me gusta que me tome el pelo.

Y quédese tranquilo que como verá, lo sigo a muerte...(léase muerte dentro de este contexto), entonces todos sus post me caben, tanto en tamaño como en estilo.
BESOS ACLARATORIOS.

Carla dijo...

Sos malo! A mi me encanta el mar, y lei muy lentamente tu texto... palabra por palabra, disfrutando, de cada detalle, imaginando los pies en la arena, lo que menos me iba a imaginar que en tan pacifica imagen me iba a encontrar con un muerto, perturbador...

Paul Grill dijo...

Muy bueno...yo tambien me he sentido Joaquin una vez...si, esa vez que caminando sobre la calida arena brasilera pisé un caracol...este se clavó sin permiso alguno entre mis dedos y desparramó sangre por doquier...fué terrible.

Netomancia dijo...

El mar es peligroso Carla, uno siempre debe andar con cuidado.
Mr. Paul, me imagino, debe haber sufrido tanto. Pero vos sos así desde antes que eso, doy fe.