sábado, 2 de mayo de 2009

Galileo, fígaro V (Any way the wind blows...)


1633: - Virginia, hija, déjame unos momentos con este bambino que ha traído Torricelli por aquí. Si vienen a buscarme para presentarme ante el Santo Oficio dile que esperen.
...
- Ven, Vincenzo. ¿Juegas con bolitas de porcelana? ¿Me prestarías una?
- Pero después me la devuelve...
- Sí, pequeño. Si juegas con bolitas en la tierra, ¿cuán lejos la puedes arrojar?
- Así, mire.
- Faaaa, casi hasta el final del jardín. Ven, probemos dentro de la catedral.
- ¡Señor Galileo! ¡Llegó hasta el altar! ¡Muchísimo más lejos!
- ¿A qué te parece que se debe eso?
- A que en la tierra se frena porque es rugosa y el piso de la catedral está encerado...
- ¿Y si nada se opusiera?
- Seguiría para siempre, creo.
- ¡Bravo, Vincenzo! Eres más inteligente que muchos doctos...
- ¡Papá! ¡El Santo Oficio espera y tú jugando a las bolitas!
- ¿Que más da, hija? Nada importa ya. Salvo Vincenzo Viviani y su mente libre de prejuicios...

22 de junio de 1633: - Galileo, has desobedecido la orden de la santa iglesia de no enseñar ideas opuestas a la fe. Has vulnerado el edicto de 1616. Has interpretado las escrituras a tu modo, un modo ajeno a la tradición. Eres reo de tortura. Ya lo dijo el Cardenal Bellarmino, si vas muy lejos, pediremos cuenta de tus actos.
- Ya lo creo...
- Silencio. Esta es tu condena. Pronunciarás y firmarás la abjuración que hemos escrito para tí. Arrodíllate.
- (Un Galilei nunca se retracta) Sí...

1637: - Señor Galileo, escribiendo de nuevo, casi no ha hecho otra cosa desde la muerte de su hija.
- Debo apurarme, no veo ya de un ojo.
- Pero, la Inquisición...
- La Inquisición me ha condenado a prisión perpetua y mi amigo, ¡ja! el papa -que nombró cardenales con privilegios a todos sus sobrinos- la conmutó por prisión domiciliaria. Aquí en esta lujosa villa de Arcetri tengo mi cárcel, por suerte me han permitido traer mis instrumentos.
- ¿Y se puede saber qué escribe?
- Otro diálogo, esta vez sobre Dos Nuevas Ciencias. Y lo enviaré a Holanda, debe llegar a mano de Descartes.
- ¿Ese cobarde que se escondió allí para evitar la Inquisición?
- En Holanda hay libertad, puedes escribir y publicar lo que te parezca, sin censura. ¿En qué otro lugar sucede eso?
- ¿No tiene miedo?
- ¿Acaso piensan que pueden apedrearme y escupirme en la cara? ¿Acaso piensan que pueden amarme y después dejarme morir?
- No entiendo...
- No soy Sócrates, para beber la cicuta y callar de una vez. Debo seguir hablando. Debo seguir escribiendo. No soy Jesús, que pueda ofrecerme por el amor del padre. No soy ese Don Quijote, andante caballero loco, capaz de estropearse una y otra vez confundiendo ventas con castillos y rústicos con nobles. No soy Romeo, que va a morir creyendo que su vida termina con la pérdida de Julieta. No. Julieta no está muerta y yo puedo hablar, escribir y ver un poco aún. Sólo soy un lúcido cobarde que ofrece su hombro para que al treparse otros vean más lejos...

Enero 1642: - Galileo. ¿Puedes oírme?
- Claro que sí, santidad, y disculpe que no me arrodille. No veo y mis setenta y ocho años me lo impiden. ¿Me condenarán por esto?
- No seas tonto, a mis setenta y cuatro, yo tampoco. Quiero decirte algo. Tu libro ha llegado a Roma.
- Sonamos...
- No te preocupes, hay demasiados problemas. Europa está en guerra, Richelieu hace de las suyas en Francia y se une a Holanda y Suecia. Los Habsburgos acechan. Los aliados de ayer son enemigos de hoy. No se puede confiar en nadie.
- Nada ha cambiado entonces.
- Pero tu libro circula libremente.
- ¿Libremente? ¿Y cómo es eso?
- Viejo ciego y cabeza dura. Te las has arreglado para que llegue a la imprenta de Leyden sin moverte desde aquí. A mí me rodean mis sobrinos y mi corte de favoritos, pero no puedo confiar en nadie, como he dicho.
- Santidad, Maffeo, amigo. No pude conservar mi libertad ni obtenerla en mis últimos días. Pero conservo amigos que estarán a mi lado el día en que entregue mi espíritu al Dios que has creído defender...


Notas:
1633: Conminado por el papa a presentarse ante el Santo Oficio, Galileo hace oído sordos en principio y cede ante la amenaza de ser llevado encadenado.
El 22 de junio se dicta la condena y Galileo firma su abjuración en la que figuraba su retractación y negación de las teorías que defendía ante el tribunal del Santo Oficio. La famosa frase "Eppur si muove" (Sin embargo se mueve) aparece por primera vez en comentarios ingleses unos cien años después. En pocos días enferma y muere su hija Virginia, que había tomado los votos como María Celeste en homenaje a la afición de su padre por el estudio del cielo. Galileo intenta superar el dolor escribiendo.

1637: Al comenzar a perder la vista se apura a terminar su gran obra Discurso sobre dos nuevas ciencias, considerada la piedra fundamental de la ciencia moderna al sentar las bases físicas y matemáticas del análisis del movimiento. En 1938 llegan los manuscritos a la famosa imprenta de Leyden.

1642: Galileo muere en Arcetri, la villa de las afueras de Florencia donde cumplía arresto el 8 de enero, rodeado de Evangelista Torricelli, Vincenzo Viviani -dos discipulos que hicieron historia- y sus amigos. La visita del papa la inventé para cerrar la historia porque no se me ocurría nada.

Disculpen lo poco jocosa que se fue poniendo, sufridos lectores, tiene que ver con cosas que me produce esta historia...

13 comentarios:

Sil dijo...

¨...Sólo soy un lúcido cobarde que ofrece su hombro para que al treparse otros vean más lejos...
...........
Y sabés qué,? Vos sos un lúcido valiente que, con este tipo de escritos, nos ofrece su hombro para que nos trepemos, y podamos ver más lejos...
..........
Maravillosa V entrega,
no rima con jocosa,
no importa...
(Igual me causó (UN GALILEI NUNCA SE RETRACTA) Sí...
---------------------
BESOS TREPADOS AL HOMBRO, quizás PARA PODER VER UN POCO MÁS LEJOS...

Netomancia dijo...

Ya se lo he dicho, pero le hago un bis: Brillante! La operoncha está para enmarcar.
Vió la foto al costado? Qué le parece? Parece el afiche de una peli de terror clase b, no?

el oso dijo...

Convengamos que podría haber sido peor, teniendo en cuenta que fue al final...
¡Un lujo la joda!

En cuanto a la operoncha, me costó pero terminó.
¿Se vendrá la próxima de ...mitos... con la data incoporada?

el oso dijo...

Estimadérrima Sil: La idea esa no es mía, se la afané a Newton sin que se diera cuenta...

Netomancia dijo...

Y si, se tiene que venir. El perro meador, el que le hace travesuras al auto de Gandalf, su huidiza compañera con cuerdas... en fin, material para un libro tiene!

Perdón que me meta en la charla con doña Sil, pero hablan de Olivia Newton John?

Sil dijo...

No!! no somos tan antiguos !!!!

dijo...

Si ya se ...vos diras que clase de amiga es Tere que pasa por aqui me dejas muchos cariños pero no me comenta el texto...es que no lo lei, hoy estoy fiaca y eso que vengo de descanso, y para que te voy a decir una por otra, no lo lei Osito, disculpame, puede ser que mas tarde me pueda enganchar con un texto largo, en este momento creo que si me funciona una neurona es demasiado.
Espero no te enojes, un oso enajado debe ser re jodidito!! yo por las dudas me alejo de la cueva, pero antes te dejo mil cariños.

Tere.

el oso dijo...

Neto: Un antigualla lo suyo, un pibe como yo...
¡Noooo! Tengo recuerdos de haber ido al cine a ver Grease... Noooo, sufro maldiciones de un netoico personaje...

Tere: Por esta vez pasa, no soy yo cuando me enojo...

d80 dijo...

jojoj que fotito la del costado eh? de donde salió, del prontuario de la CIA? jajaja, oso, osval, neto: gracias por los buenos momentos, y gracias por regalarnos estos escritos, ahora a ponerse al día con la lectura!!!!!
abrazos!!!

el oso dijo...

Che, que una foto así no se ve todos los días, ni todos etc.
¡Qué buen momento!
Abrazos

Netomancia dijo...

Estoy esperando la historia de su guitarra don Oso... no puntee para otro lado y haga sonar esas cuerdas.

el oso dijo...

Aguaiteme, don Neto, que estoy como loca estos días... Ya el correcordones me mandó foto de alto level pal bló... Ah, y el bombón se bañó pa la foto...

Netomancia dijo...

Esas escuelas lo tienen a mal traer mijo.