miércoles, 1 de julio de 2009

La broma que dejó de serla

Comenzó como una broma. Enrique le dijo a Matías, Matías a Flavia, Flavia a Juliana, Juliana a Mengana, Mengana a Fulana, Fulana a Sultano y así. Cuando nos dimos cuenta, la broma había dejado de serla.
En qué momento se nos fue de la mano, no lo se. Sinceramente lo digo. Podríamos tomar una hoja en blanco y anotar nombres y añadirle a cada uno un porcentaje en responsabilidad. Pero no vale la pena.
Lo importante ahora es ocultar lo ocurrido. Limpiar la sangre, arreglar lo más que se pueda el departamento e inventar una historia. Es la hora de los problemas, de evitar lo que se viene. Pero cómo, es la pregunta. Qué hacer, es la duda. Están todos callados, en silencio, mirando el suelo, como si en el suelo fueran a encontrar las respuestas.
El cuerpo aún sigue tirado en la entrada del baño. El charco de sangre llega hasta el dormitorio, atravesando todo el pasillo. Limpiarlo no va a ser fácil, como tampoco lo será ocultar los signos de violencia que las habitaciones presentan.
Las armas, la droga, incluso las ropas ensangrentadas de todos, no serían mayor problema. Las armas, cada uno se lleva la propia y la esconde por un largo tiempo. Las drogas ni hablar, esas desaparecen sin que nadie lo pida. Y la ropa o se quema o se lava muy bien. Pero la debe lavar uno, no puede ir a la casa con eso y dárselo a la madre o a la abuela para que lo meta en el lavarropas.
Cuando el primero de nosotros se digne en levantar la mirada del piso y empezar a hacer algo, todos lo seguirán, pero en tanto, la silenciosa contemplación de la nada es el epicentro de este momento post demencia.
Mi bronca no es en si por la muerte de César. Era mal pibe, si. No fue difícil que todos se creyeran que los había delatado por internet a las autoridades de la universidad, de la última orgía que se había hecho con los profes y el personal de limpieza.
Los que no vinieron a la "fiesta" que en "teoría" daba en su departamento para cobrarse venganza, lo hicieron para ver que sucedía. Ya sabemos que sucedió, un César sorprendido y salvajemente castigado. Resultado: sangre por todas partes.
Nadie quiere que se sepa un secreto de tremenda índole, más cuando la universidad es privada y la posibilidad de ser expulsados es alta. Ahora bien, se entiende. Pero el festín de drogas que hubo durante el castigo, estuvo de más. No por el consumo en si, eso es cosa de todos los días. Sino que los ánimos se exaltaron y se perdió el control. Si, es un decir. Control nunca hubo.
Pero se fueron de mambo, a eso voy. No recuerdo quién fue el que dijo que podrían haberse escuchado los ruidos desde los demás departamentos. Ahora no importa. El hecho es que drogados hasta el culo salieron todos en caravana por los cuatro pisos del edificio, irrumpiendo departamento por departamento, matando uno a uno a los posibles testigos. Una verdadera masacre. Y los que no portábamos armas queríamos ver. No podíamos perdernos lo que estaba pasando.
Y así es que ahora, todos mirando el piso, buscamos evitar lo inevitable, es decir, ponernos de pie y comenzar a limpiar cada bendito departamento para que el amanecer no nos sorprenda en la escena del crimen. Nadie está muy dispuesto a hacerlo, pero todos somos culpables. Algunas más, algunos menos.
La broma ya está, fue cosa de pendejos. Ahora a ponerse a laburar, que esto por arte de magia no se limpia. De todas manera, sigo esperando a que sea otro el que diga "vamos".

12 comentarios:

el oso dijo...

Es más difícil ponerse a limpiar una cagada que soltarla... Así parece para esta muchachada que se fue de mambo.
Muy bueno Neto, hasta se podría decir que lo fantástico está en que todavía no nos enteramos de un caso así.
Viene brava la mano...

SIL dijo...

NETO

Hay tanto de real en tu ficción, que estremece ...
Insisto en que tus relatos sirven para peli...y de taquilla eh !!!!ya conté por lo menos tres...

MUY BUENO, Sr Misterio.

BESOS y ya.

Annie dijo...

Guaauuu!!

Es verdad lo que dice Sil!! Don Neto pensó Ud. en hacer un guión?
Me imagino con detalles lo que Ud. cuenta, es verdad, no es salamería. Se lo digo así tan clarito, porque siento que no lo cree mucho. (O me equivoco? Jee!)
Tiene un talento increíble para describir y transmitir lo que quiere, aprovechelo m´hijo!!!

BESOS

don carlao dijo...

coincido en q podria servir para una proyeecion filmica podria andar en un corto tb

Carla dijo...

Dios mio... pendejos con plata e hijos de puta...
No lo puedo creer...
Un excelente relato!

Luís dijo...

Realidad? Ficción? Da lo mismo, así son las cosas y de nada sirve querer volver atrás cuando se ha dado el paso. Hay que utilizar la cabeza antes de que todo eso suceda siquiera como pensamiento.
Fantástico,
PAZ

♥ MI MUNDO EN LAS MANOS. dijo...

Leyendote recorde de pronto un cuento de E A Poe que lei hace mucho y me impresiono, este tiene lo suyo tambien...pero lo hecho hecho esta y hacerse cargo de este tipo de cosas nadie quiere...nada peor que mandarse UNA y tener que mirar al piso y no a los ojos.
Excelente relato.

Saludines desde aqui♥.
Tere.

Netomancia dijo...

Don Oso, no levantemos la perdiz, no vaya a ser cosa que seamos noticias por ser un bog vidente.

Doña Sil, le agradezco de corazón sus palabras. Cuando las escribo también creo estar viéndolas en una pantalla, aunque interior.

Doña Annie, otro agradecimiento de corazón. Ganas no faltan, pero me falta un empujón. Por ahí me animo, quién sabe. Ideas sobran. Gracias!

Don Carlao, gracias! Es bueno saber que el relato atrapa e invita a imaginarlo en otro escenario, como es la pantalla.

Carla, la elite descerebrada es un peligro. Cuídese en la escuela. Jaja.

Luis, cupanta verdad. Sin embargo, hay edades en las que no se piensa. Al menos a tiempo. Gracias!

Tere, gracias por el comentario. Cuál es ese cuento? Saludos!

d80 dijo...

veamos, lo primero es la organización, cada uno a lo suyo y a limpiar las pruebas, que si la fiesta se nos fué de la mano, al menos habrá q salvar el presente no?
impresionante relato teñido de excesos muy reales.
genial Neto!

Netomancia dijo...

Y si no llamemos al personaje de Harvey Keitel en Pulp Fiction, no Diego? Ja!

melina dijo...

jajaja magnífico, magnífico!!
realmente es como escuchar el personaje hablando en voz alta.

un abrazo!

susana dijo...

Que buen relato!!! me atrapó es impresionante, hasta podia verlo como en una pelicula, coincido con los demás. Y también es escalofriantemente cierto que puede no estar lejos de la realidad (que como dicen supera la ficción...) un abrazo!