jueves, 4 de julio de 2013

Sueño asfixiante

Un sueño dentro de otro, dentro de otro, dentro de otro. Un sueño sin salida. Cíclico, asfixiante. Eterno.
Al despertar, el sudor, el espanto. El universo no existe, nada existe. Solo ha sido una pesadilla.
El dios se vuelve a acostar, y lo que sueña, ya no nos incumbe.

5 comentarios:

Con tinta violeta dijo...

Muy bueno, como siempre!

SIL dijo...

Netamente borgeano, Netito.


Abrazo



SIL

José A. García dijo...

Nunca debió de importarnos los sueños de dios... Porque sabemos que tal cosa no existe.

Saludos

J.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Esto si es un curioso, dos demiurgos comentando un texto tan de Borges, alguien que escribe sobre demiurgos.

Silvina Grimaldi Bonin dijo...

Me encantó el comentario del Demiurgo.

=)