martes, 24 de febrero de 2009

Ahi vamos...

Las manos sudorosas y tensas. Las leyes de la física serán quebradas por primera vez.
No hay marcha atrás.
El experimento dará nuevas expectativas, nuevas opciones de análisis y observación. La gravedad será vencida; su coeficiente sera abolido.
La formación principal ya se encuentra en el punto de partida.

- Presión, correcta!
- Pulso sanguíneo, correcto!
- Temperatura ambiente, 20 grados centígrados!

El silencio se apodera del paraje. Las miradas se cruzan y estudian entre sí. Una oportunidad única para la humanidad. Un momento inigualable en la historia.
Todo listo. Los corredores se ubican en sus lugares y comienza la cuenta regresiva.
uno....
dos...
tres...

Cuando eramos niños y en cualquier carrera de triciclos, las leyes de la física podían ser vencidas.

10 comentarios:

el oso dijo...

JA! Agarrate Hawking...
Cuánta verdad, amigo Diego, transformándonos por instantes en dioses que tuercen las leyes a su capricho...
¡Tan tierno como certero!

Netomancia dijo...

De chicos tocábamos las estrellas con solo mirarlas, le dábamos dos vueltas y llegábamos justo para la hora de la merienda.
Que excelente relato don Diego! Lleno de ternura. Le dije que mi personaje favorito es Peter Pan, no? Volver y quedarse y nunca más crecer.

HUMO dijo...

esto me fascina!

Besos oso!

=) HUMO

melina dijo...

y con los triciclos de caño viejo.. como el de la foto del cabe.. que bueno!!

dulce y hermoso!!
besote!

d80 dijo...

jajaja muchas gracias por el ánimo!!!
gracias por traer a peter pan a este encuentro de letras y amistades!

Alvarez dijo...

El mágico mundo de la niñez, donde no existían imposibles, muy bueno su relato.
Saludos

Carla dijo...

Muy lindo... cuando eramos niños. la imaginación volaba y era precioso

Literaria dijo...

me gusta mucho el texto..al empezar a leerlo esperaba encontrarme a cientificos a punto de sacar la solución perfecta a tanto escándalo irracional.. jaja

y salieron los más sabios ...los niños..

muy lindo ! besos OSo

Sil dijo...

PRECIOSO.
SIGO FISGONEANDO.
UN BESO.

Paul Grill dijo...

Cuando somos chicos no hay puertas que nos detengan...ni las que tienen un ventanal de vidrio...