lunes, 28 de diciembre de 2009

Ironías

La pequeña Rosa vaga sin encanto, soñando con ser una colorida mariposa.
Esconde bajo los párpados sucios, el llanto de la mañana, aquel que tímido asoma cuando el estómago gruñe, pidiendo la comida diariamente ausente.
Recorre las calles, suplicando por una limosna; su carita de ocho años se confunde con la indiferencia de los que deambulan apresurados sin tiempo a nada.
Alguien le tira una moneda, que cae al suelo y se va rodando, con un andar esquivo y tambaleante.
La pequeña Rosa la persigue sin ver y el coche que viene de frente es su cruel adiós.
Muere sin alas y descolorida, sin que a nadie le importe, por culpa de la moneda que anhelaba para no morir.

7 comentarios:

d80 dijo...

un triste relato de la realidad que nos duele y acecha, aunque mas de uno quiera negarlo...
saludos Neto!

Con tinta violeta dijo...

Uf, Neto: durísimo y real el relato. Al acabar uno se siente golpeado por un puño de hierro, y con el estómago retorcido.
Solo que la culpa ya sabemos quién la tiene (o tenemos) y no la moneda precisamente...
Bien escrito!
Besos.
Paloma.

SIL dijo...

Después de morir quebrada en el asfalto
vuela con encanto la pequeña Rosa
trocada por fin en bella mariposa,
y extendiendo alas, se pierde en lo alto !!



En fin, no me aguanté.

:)

Terrible tu relato,
más por real que por terrible.
Un abrazo, hermanito.

el oso dijo...

Lo más triste del dolor para muchos (demasiados) es el encierro en ese callejón donde la única salida posible -casi la mejor- es la nada.
Abrazo, Neto.


Ah, los datos recabados por la cámara sorpresa se están procesando.

Netomancia dijo...

Todos coinciden en lo real de este texto, demasiado cruel quizá para esta época del año, pero la realidad no respeta celebraciones ja.
Gracias por los comentarios, por las lecturas constantes. Aprovecho para saludar a mis compañeros de Villeraturas, don Oso, don Diego, doña Meli, don Osvald y a cada uno de nuestros fieles y queridos lectores por habernos acompañado un año más. Gracias a todos!!!! Y buen comienzo de año!

Luis dijo...

Si que es duro el texto, pero tambien lo es la realidad de cada día. Feliz 2010

Felipe R. Avila dijo...

(la niña) "Muere sin alas y descolorida, sin que a nadie le importe, por culpa de la moneda que anhelaba para no morir". Rosa, la niña, que a veces se llama también sophia, griselda, jazmin, chela, judith, pamela,o como quieras llamarla, es una niña que muere a cada instante en la misma Beirut, en Vila Constitución o en Lanús, en las calles de Argelia, en cualquier pueblo latinoamericano, en Oriente, pero también en las calles de la exhuberante y gloriosa Roma, tanto como en las cercanías del Empire State, donde los que son como ella, ángeles que necesitan comer, no saben de estadísticas, ni de orden mundial establecido, ni de religiones enfrentadas ni poderes ni nada.Lo único que saben por aprendido es a morirse y,eso si, a ser ignorados.

Extraordinario Neto, siempre generás textos, mensajes e ideas en tus lectores.
¡Aalquimista!
Mutás textos por el placer
de escribir...