lunes, 6 de abril de 2009

Tristeza de plaza

En la plaza hay mañanas soleadas y otras no tanto. Palomas amigables y otras que escapan al sonido del hombre.
Los canteros vomitan flores blancas y en cada árbol, muere un amor o esperanza.
Los bancos desiertos y el césped aún mártir por el rocío nocturno.
La soledad pasea su traje de gala, sin aceptar críticas ni consejos. Y en el trajín de la aceptable realidad, el placero descubre a cada paso un nuevo daño perpetrado por malvivientes de la noche.
Se resigna, como cada mañana.
Y no le asombra entonces, en el viejo roble vecino a la fuente de agua encontrar a esa joven ahorcada. Y sigue barriendo las hojas, antes que el viento se las espante.

3 comentarios:

el oso dijo...

Impresionante, Neto. Así son los horrores cotidianos experimentados por sus personajes. Una delicia para cualquier lector.

Sil dijo...

Se me atragantó el café con leche.
Ahora sí: sos un genio.
UN SALUDO INMENSO Y MI ADMIRACIÓN.

gustavo dijo...

muy buena tu Tristeza de Plaza, es cierto que hay mañanas soleadas y otras no tanto. Y a veces todos seguimos barriendo ante la tragedia que le acaece a otro.
Abrazo
Gustavo

Te invito a visitar mi blog
www.gustavocrestanarrador.blogspot.com