martes, 21 de abril de 2009

Miedo impiadoso

La tormenta es dura y abate con ganas los árboles. He visto caer un poste de la luz y como el viento arrastraba un triciclo que algún niño había dejado en la vereda.
Escucho con temor los truenos rompiendo el silencio de mi cuarto. De vez en cuando alguna que otra rama azota la persiana baja en mi ventana.
Hace frío. La vieja estufa no tiene kerosene, porque olvidé comprarlo. Ni siquiera tengo ánimo para reprochármelo. Le tengo miedo a las tormentas. Desde hace unos minutos que estoy acurrucado en la cama.
Cada sonido, cada estampida del viento, es un disparo al corazón. Me sobresalto, me estremezco, me sobrecojo. La seguridad, el temple, todo escapan en estos días. Regresa a su sitio la niñez, el miedo a la oscuridad, el terror a la soledad y a la muerte. Cierro los ojos y recuerdo aquellas canciones que mamá me cantaba sosteniéndome la mano, buscando la calma, apaciguando al monstruo que molestaba.
Y entonces me mecía en la cama, lentamente, con suavidad y cariño, me transportaba a un país de serenidad, de paz, de indescriptible felicidad. Y así lograba sobrevivir a las noches de tormenta, gracias a ella.
El frío se eleva y a pesar de eso, estoy sudando. Sin darme cuenta, me estaba meciendo en la cama. Tampoco me percaté cuando me oriné encima. Siendo ahora todo mojado y el olor acre comienza a carcomerme la nariz.
Maldita tormenta. Algo me dice que voy a vomitar. La persiana retumba y del susto, caí al suelo. Sus ojos quedaron a la altura de los míos. Allí debajo de la cama, el cadáver de mamá me contempla vacío. Maldito el día que se me ocurre matarla, me estoy muriendo de miedo y ella sin vida sobre el suelo gris.

10 comentarios:

Sil dijo...

No se dice nada.
Sos un perverso malvado sin escrúpulos.

BESOS IMPIADOSOS Y MUERTOS DE MIEDO.

el oso dijo...

¡Qué mal gusto dejar la vieja debajo de la cama!
¡¡Macabro, Neto, macabrísimo (y buenísimo)!!

Martín dijo...

Que buena noticia fue encontrar este blog! A veces las buenas cosas se encuentran por casualidad. Me gustó este relato negro, y te sigo... un abrazo

Sil dijo...

DON NETO, créame, que Ud y Martín harían un dúo de terror.
BESITOS CASI DORMIDOS.

Annie dijo...

DON NETO:

BUENISIMO!!! ESPECTACULAR EL FINAL!!

LO SIGO POR ESTOS CAMINOS TAMBIEN!!!

BESOS TENEBROSOS

Netomancia dijo...

Doña Sil, perverso es mi segundo nombre. Escribo verso per verso.
Oso, cuánta razón tiene. Pero era lo único que tenía a mano en la mente. Para la próxima le busco una bañera o una casa con sótano.
Martín, me alegro entonces. Ojalá te guste pasar seguido. He visto tu blog, no he leído nada completo aún pero prometo hacerlo, por lo que dice doña Sil me va a gustar. Increíble el parecido en la estética, recuerdo que el color de los títulos los cambié del verde original, ud hizo lo mismo?
Annie, un gusto tenerla por aquí. Somos cinco, con el amigo Oso, Osvald, Dieguito y Meli, espero que el estilo de todos complazcan su lectura. Estoy seguro que así será.

Alejandro Ramírez dijo...

Uy, me dejó frío el final. Qué buen relato.

Un saludo.

Sandra Pasquini dijo...

Nada más macabro e inapropiado que "proporcionarle eternidad" a la "vieja" justo una noche con tremenda tormenta, haber esperado que amaine mijo al menos !! jaja, fató la luz cortada y ...
Encima quedó con los ojos abiertos? brr doble chucho,y acá pa´pior está tronando...
Muy bueno ;)

Carla dijo...

Basta Neto!!!!! Me vas a hacer morir!!!!!! Me encanta todo lo quee scribis, pero los ultimos tres que estuve leyendo de vos tienen esta linea que impacta... Supongo que ya pensaste en publicar un libro, o se te paso por la cabeza, o quizas ya publicaste, pero sino lo hiciste creo que tendrias que buscar todos los medios para intentarlo. Se que tendrias mucho exito.

HUMO dijo...

Que clase tienes amigo!
Me desbordas, me conmueves, me alegras, me emocionas, me asustas, tienes el poder de hacerme rendir a tus pies embelezada , con tus cuentos fantásticos y maravillosos!

cariños!

=) HUMO